lunes, octubre 15, 2007

Definiciones y falacia del verdadero escocés

Pensar bien no es tan fácil, y transmitir nuestros pensamientos, en ocasiones, tampoco. Los lógicos vieron que con el lenguaje común tenían problemas sobre todo por la ambigüedad de algunas palabras que pueden tener diferentes significados, en algunos casos somos bastantes conscientes de ello y no hay muchos problemas a menos que seamos malintencionados, como la típica broma: pon la mesa, ¿y dónde la pongo?, pero en otras no tanto, por ejemplo el verbo ser es diferente en "yo soy Esscarolo" y en "el cielo es azul", en un caso describe una identidad y en el otro una cualidad. La lógica está para evitar estos equívocos y ser lo más precisos posible.

Para explicarnos bien o debatir correctamente es necesario tener claro de lo que hablamos y que quién nos lee lo tenga claro también y para eso tenemos el diccionario que es el que nos dice lo que significan las palabras. En castellano, el DRAE es el que marca la norma y por tanto, en principio debemos atenernos a él, como un acuerdo sobre el significado de las palabras.

Por supuesto no aprendemos a hablar leyendo el DRAE así que el concepto que tenemos de las palabras por su uso suele valer. También es cierto que cualquier ciencia, disciplina, etc., suele necesitar nombrar cosas para las que no existen palabras de uso común y se las inventan, o bien usan palabras de uso común con un significado algo diferente. A veces es necesario abandonar las definiciones del DRAE, como veremos luego que pasa con "Universo".

Es importante tener en cuenta que una definición es solamente una equivalencia, si yo defino "mesa" como "Mueble, por lo común de madera, que se compone de una o de varias tablas lisas sostenidas por uno o varios pies, y que sirve para comer, escribir, jugar u otros usos", puedo sustituir la palabra mesa en una frase por su definición y no altero en nada el significado de la frase.

Es decir una definición no aporta información. Por tanto no puede ser verdadera ni falsa, aunque puede ser otras cosas como adecuada o inadecuada, útil o inútil, precisa o imprecisa, clara o confusa. No puede ser circular, es decir, usar la palabra que se pretende definir en la definición, entonces será incorrecta. Y por último debería ser neutral, es decir, que la puedan aceptar todos.

La definición de universo del DRAE no la pueden aceptar todos. Veamos: "conjunto de todas las cosas creadas", evidentemente aceptarla implica aceptar que el universo ha sido creado, o bien que sólo pertenecen al universo las cosas creadas y si miramos crear en el DRAE aún tenemos otra sorpresa: "Producir algo de la nada". Con lo que concluimos, aplicando la lógica racional, que el universo no existe.

En cuanto a definiciones circulares nos encontramos con dos problemas, uno es el de las palabras que no se pueden definir, y otro es que el diccionario en sí es circular, todas las definiciones remiten a palabras cuyas definiciones remiten a palabras, cuyas definiciones, etc., y si lo miramos bien seguro que al final remiten a la palabra que habíamos tomado en primer lugar. No hay una definición primera y absoluta sobre las que se asienten las demás. Aunque esto no es un problema, basta con usar el sentido común. Como en todo lo humano, no hay absolutos ni certezas.

En cuanto a lo indefinible el prototipo es "ser". De manera implícita o explicita, en toda definición usamos el verbo ser, "ser es..." pero sin haberlo definido no lo podemos usar. De manera que el concepto de ser es intuitivo. Tal vez como pasa con "conciencia" que, aunque tiene definiciones, muchos científicos admiten no saber qué es. Y sin embargo todos de algún modo nos entendemos con esa palabra. O con libertad. O con egoísmo y altruismo, que los biólogos redefinen de manera distinta al uso común para que sea útil, pues según el significado normal se puede concluir que todos somos egoístas y que el altruismo no existe.

Pero ¿se pueden redefinir las palabras? Sí (y también inventar palabras nuevas), nadie me impide que yo a partir de ahora llame gatos a los perros y perros a los gatos, sólo que debería avisar antes para no crear confusión, y resignarme si no consigo que el resto del mundo haga lo mismo o me consideren chiflado. A veces, como hemos visto anteriormente, estará plenamente justificado.

Y hasta aquí todo lo que se me ocurre sobre las definiciones.

En relación con esto, un comentario sobre la llamada "falacia del verdadero escocés" que se presenta del siguiente modo: "a todos los escoceses les gusta el güisqui", "pues yo conozco a un escocés al que no le gusta", "entonces no es un verdadero escocés". Se usa mucho para dejar en buen lugar a los míos o a mí ideología. Por ejemplo cuando se nombran a un comunista las barbaridades de los regímenes comunistas y responde que eso no es verdadero comunismo. Sería más correcto y más honesto decir que es un mal comunismo.

3 Comments:

Blogger Dulce Locura said...

Me has hecho reflexionar mucho hoy ;)


Un beso dulce


PD: Gracias por tus consejos

17/10/07 13:38  
Anonymous calma said...

Vengo abro la boca y la suelo cerrar después de asimilar todo lo que escribes... y me encanta.
Besos hombre sabio y reflexivo, eres, del verbo ser.
Otro beso, lo mereces

18/10/07 08:52  
Blogger Esscarolo said...

Un placer, Dulce :)

Gracias a los ojitos que me leen, Calma :)


Besos.

18/10/07 19:31  

Publicar un comentario

<< Home

HispaLab
HispaLab