martes, septiembre 04, 2007

La muerte

Bueno, voy a enfocar el tema desde una perspectiva personal. De niños es fácil, un día tu abuela le da con el trapo del polvo a una mosca incordiadora y ves que no se mueve, te dicen que está muerta y listo. Luego piensas, y preguntas: todos nos morimos pero para eso aún falta mucho. Queda un poco de angustia porque aún el chupón (caramelo en forma de palo) más grande se acaba, pero eres niño y te olvidas. Además está el cielo, que tranquiliza, aunque tranquilizaría más si no estuviese también el infierno.

Luego, de joven y ateo, es más terrorífico, saber que te vas a morir te lleva a pensar que nada de lo que hagas es importante ni tiene sentido, que cuando te mueras será como si el mundo dejará de existir, y entonces ¿qué importa hacer esto o aquello? Empiezas con entusiasmo algunas cosas que te gustan pero en seguida pierdes el fuelle, ¿para qué? y te vas a angustiarte a tus anchas mientras la vida te exige cada vez más. La confusión crece. Buscas argumentos, tal vez haya algo que te llene tanto que no te importe morir, una comprensión de lo que es la vida, el cosmos, la humanidad, tal que no se pueda ir más allá, que no importe ya vivir más o menos.

Y encuentras a quien te dice que ya estas muerto, y piensas: eso debe ser un gran enigma, y escuchas hablar de la "muerte pequeña" de los ritos iniciáticos, y te preguntas si andará por ahí la clave, y lees las confesiones de San Agustín, que se acostaba estilo cadáver para representarse la muerte de manera fidedigna y no olvidar nunca que somos mortales, ¿será eso lo que debería hacer para dar mas comprensión y sentido a mi/la vida? Y así, cuando le preguntas a alguien si piensa en la muerte y te dice que es mejor no pensar mucho en eso, y ves su temor, no dudas de que se trata de una persona plana, sumergida en la felicidad de la ignorancia.

Y luego encuentras las explicaciones de los intelectuales. Te dicen que vivir eternamente sería terrorífico, imagínate milenios y milenios, con lo puta que es la vida, y más milenios y miliardos, si es que da hasta vértigo sólo pensarlo. Y las de los cuentos de hadas: tenemos que irnos unos para dejar espacio a los de la siguiente generación, ¿qué sería si no del ya superpoblado mundo?

Pasan los años y te vas haciendo a la idea. Nuevas inquietudes surgen. ¿Habré superado el miedo a la muerte? esta pregunta es la prueba del algodón de la madurez, ¿quedarán en mí restos de angustia? Alguna persona querida muere, te embarga la tristeza más profunda que podías imaginar. Siempre había estado ahí y ahora no está. Es terrible. Pero se pasa la tristeza y viene el miedo. No es que me vaya a morir, es que tal vez me muera ya, mañana o el mes que viene. Tienes malestar, molestias que nunca habías tenido, sudores, insomnio, hasta deseos fugaces de creer en algo sobrenatural.

Pero se pasa. Y te animas a terminar algo de lo que empiezas porque sí, para no dejarlo a medias por una vez, a ver qué pasa. Y te dejas llevar porque hay cosas que te apasionan. Tarde o temprano te libras de algún que otro prejuicio y descubres tus pasiones, te dejas llevar de ellas, no importa lo insignificante y efímero que sea, no buscas nada trascendente ni glorioso, amas la vida y la reconoces en cada rostro de aquí o de la Conchinchina, es eso lo que importa, el mundo, los millones de personas, las generaciones, no el "abismo oscuro" con que nos representamos la muerte. El miedo desaparece, ¿de qué se puede tener miedo? resulta absurdo.

Pero es una putada como la copa de un pino que nuestra existencia sea tan breve. Para eso poco consuelo cabe. Sí, que nuestros actos seguirán teniendo sus consecuencias en el mundo, en su cono de sucesos…, que nuestra vida queda impresa en el tiempo como los fotogramas de una película…, no consuela mucho, pero bueno, a estas alturas para que te vas a comer el coco, hay demasiadas cosas que se pueden hacer, se deben hacer, se quieren hacer para perder el tiempo con lamentaciones. También dejas de buscar la felicidad, que a fe de Donald Campbell, es la receta infalible para llevar una vida desdichada. Amas cosas y personas, te entregas a ellas, y vives, que son dos días. Después, ya no sé, hasta aquí he llegado.

Eso sí, algún día venceremos a la muerte y seremos inmortales.


Este post se lo dedico a Torosalvaje, con afecto.

4 Comments:

Blogger mentecato said...

Buen�simo texto.



Bravo.


Un abrazo.

7/9/07 00:06  
Blogger TOROSALVAJE said...

Te iba a hacer un comentario creo que algo atinado y se me cortó la inspiración al llegar a la última línea, joderrrrr:

MUCHAS, MUCHAS, MUCHAS GRACIAS.

Después de leerte no tengo nada que decir. Aplaudirte y ya está.

Creo que objetivamente no temo la muerte, temo más, muchísimo más la muerte de la gente que quiero, además cada vez quiero menos gente y ese temor crece vertiginosamente porque son menos a repartir.

Pero a la vez amo tanto la vida que me debato en ese sinsentido de mi razón y mis sentimientos.

No entiendo nada, ni creo que nadie, de lo que significa nuestra existencia, ni su sentido, ni su finalidad, ni el orígen, nada. Me maravilla que el universo sea todavía un misterio, en el fondo esa es mi esperanza, que nuestra imposibilidad de entender lo que ocurre sea una puerta secreta que conduce a algo maravilloso.

Bueno, veo que voy dando cabezazos en vez de argumentos y lo voy a dejar.

Muchísimas gracias otra vez.

7/9/07 14:36  
Blogger Dulce Locura said...

Es una interesantísima reflexión :)


Un beso dulce

7/9/07 16:25  
Blogger Esscarolo said...

Hola, Mentecato, hola, Dulce, me alegro de que os gustara, un abrazo a los dos. :)

Hola, Toro, un placer.

Bueno, sobre el origen de nuestra existencia sí sabemos bastantes cosas. Si te interesa te recomiendo un libro que a mí me cambio y aclaró la visión de cómo somos, "el gen egoísta" de Richard Dawkins. En cuanto al sentido de la vida, he escrito varias entradas relacionadas con ello que iré publicando en breve. Tal vez te sugieran algo.

De lo demás no sé que decirte, excepto que para mí la maravilla es el universo mismo y cuanto más lo conocemos más maravilloso me parece.

Un abrazo.

8/9/07 19:47  

Publicar un comentario

<< Home

HispaLab
HispaLab