viernes, agosto 11, 2006

Izquierda, derecha.

La idea que intento explicar aquí es que tanto la derecha como la izquierda se fundamentan en planteamientos obsoletos a la luz de los descubrimientos de diferentes ciencias sobre la naturaleza humana. Es erróneo negar la naturaleza humana como hace (o hacía) típicamente la izquierda, es errónea la manera en que la derecha, que cree en ella, la usa y las conclusiones que saca.

Por otro lado hay confusión. Por ejemplo, es típico de la izquierda (comunismo) priorizar a la sociedad sobre el individuo y de la derecha lo contrario. Después del fracaso de la URSS y demás no hay mucha gente que abogue por el principio de que la sociedad deba primar sobre el individuo. Tal vez deberíamos aceptar lo contrario. ¿Pero quién se cree que en la sociedad actual se prioriza al individuo sobre la sociedad y no más bien el interés de los poderosos sobre el resto, importantes nada más que como masa trabajadora y, mediante el voto, legitimadores del status quo?
Y por otro lado ¿qué diferencia hay entre sociedad e individuos?, es decir, si se tratase de sacrificar a un individuo para salvar a la sociedad pues vale, porque muchas vidas valen más que una, pero si se trata de que una sociedad sea próspera y competitiva en el mercado mundial sin importar demasiado como viven los individuos, entonces… esto me suena, no es comunismo, es lo que tenemos ahora. Ciudades empresa, estados empresa, ofreciéndose al mundo en campañas publicitarias. Ya pronto tenemos aquí la expo del agua de Zaragoza, por ejemplo.

Así que, ¿dónde está la derecha y dónde la izquierda?

Por supuesto no soy el primero en descubrir esto, ya hay ideólogos de ambos bandos que han renunciado a sus presupuestos incompatibles con la ciencia actual y apoyan sus ideas en otros mejores.

Otra diferencia que me parece importante es la de adjudicar bondad o maldad intrínseca a la naturaleza humana. Según la visión utópica, llamémosla así, de la izquierda, el hombre al nacer es una tabla rasa que evolucionara según las disposiciones culturales del lugar donde se desarrolle. En contacto con la naturaleza, el primitivo es bueno, generoso, altruista y la sociedad lo estropea, si la sociedad deja de influir de manera nefasta sobre el hombre el mundo será feliz. Del lado de la visión trágica, de derechas, el hombre es malo, egoísta y hay que "enderezarlo", o más bien contener su naturaleza mediante leyes y disciplina, pero aún así siempre habrá conflictos de intereses y no cabe esperar un mundo feliz. En realidad cualquier intento de mejorarlo puede ser para peor.
La derecha que se queja de libertinaje sexual y trata de mantener las tradiciones no duda en usar para su publicidad desnudos, chicos con piercings saltándose las normas y cualquier cosa que se tercie si piensan que con ello venderán más.
Y qué decir de los nacionalismos, que antes se veían como una rebelión contra poderes centralistas opresores, y hoy nos parecen a muchos una forma de patriotismo reaccionario.

Ciertamente la izquierda ya no es tan utópica, dice, si los poderosos dejaran de hacer lo que hacen y quisieran construir un mundo mejor sería posible, pero ya no hay nada que pare la apisonadora capitalista, despilfarradora y cruel, y de este modo se vuelve pesimista, más aún, catastrofista. También hay utópicos de derecha, una vida deportiva y sana, familia, trabajo, honradez, dan una felicidad solo ensombrecida por la chusma indeseable. Se acaba con la chusma y se pone fin a esas molestas sombras (a esto le llaman progreso).

La religión también ensombrece bastante las políticas de izquierda y derecha para los que la adoptan. Las campañas de la Iglesia, por ejemplo y especialmente, contra la libertad sexual (preservativo, homosexualidad, castidad…) y su fanatismo, en fin, creo que no merecen más comentario. En la izquierda, el misticismo tipo new age (que no acepta limitaciones a lo humano), en busca de la felicidad a través del conocimiento personal, ¡cuando no de la fusión con el cosmos!, resulta bastante hedonista y, digamos, no muy revolucionaria. Tanto una como otra son ajenas a la razón y, cuando menos, sin explicación desde los conocimientos actuales.

En fin, es indudable que para vivir en sociedad renunciamos a parte de nuestra libertad y nos sometemos a reglas de conducta, los beneficios que obtenemos a cambio son evidentes, la cooperación no es opuesta al egoísmo, sino egoísmo inteligente. Está en nuestra naturaleza cooperar, y también denunciar y castigar al aprovechado que no cumple con su parte. Ya no se trata de la sociedad como superorganismo más o menos abstracto en el que la individualidad se diluye sino de un conjunto de individuos en el que ninguno debe ser menospreciado ni desfavorecido. La utopía posible es la de la justicia, no la de la felicidad.
Un mundo feliz me recuerda al lavado de cerebro estilo Huxley, a la negación de las diferencias. Pero al menos intuitivamente sabemos que tenemos tendencias que producen conflictos tanto en nosotros como con los demás, que no hay perfección y de haberla sería aburrida, negación de deseos y sentimientos, encefalograma plano, una cosa es ser racional y otra ser una máquina.
Pero tampoco eso es una tragedia. La vida no es trágica, hay tragedias pero son sólo una parte entre otras. Tenemos limitaciones pero quedan lejos y aún hay muchos caminos posibles por explorar. Incluso la propia muerte nos puede parecer la mayor tragedia del mundo, como suele ocurrir en algún momento de nuestra juventud cuando nos preguntamos que sentido tiene la vida si vamos a morir, pero antes o después lo asumimos y en fin, llega un momento en que resultaría ridículo considerar la propia muerte una tragedia.

Hay razones de eficacia para apoyar la justicia. Los empresarios quieren de sus empleados un alto rendimiento pero con ello se genera estrés que se traduce en pérdidas. La política de USA e Israel hace que los libaneses y musulmanes en general les vean como el aprovechado que no cumple los pactos y a la ONU como al juez que toma parte por sus amigos, en definitiva gastos evitables (en vidas, en armas, en destrucción) que podrían usarse en beneficio de todos. Unos poquitos ganan pero las arcas de la humanidad salen perdiendo. Y hay más inseguridad, miedo a represalias, más estrés. Ahí está el ejemplo de los ricos, en Sudamérica sobre todo, atrincherados en mansiones fortaleza, desconfiando hasta del guardaespaldas que puede traicionarles y colaborar en el secuestro de sus hijos.

En fin, hay motivos para que tanto la izquierda como la derecha se replantee sus principios (de hecho, como decía, ya se hace), sin utopías ni tragedias pero con la confianza de que el hombre trae bajo el brazo tanto sus conflictos como la posibilidad de resolverlos, eso sí, con una buena dosis de sentido común, de coraje y de imaginación.

8 Comments:

Blogger DaliaNegra said...

Estoy de acuerdo con lo de las razones de eficacia para apoyar la justicia,al cabo de un tiempo las situaciones injustas pasan factura.Pero no sé si los que tienen el poder lo tienen claro.Me da que no, o al menos eso parece.Se me ocurre que el sistema está armado como para el corto plazo,porque si se pensara en tiempos mas largos no se harían el 90% de las cosas que se hacen.
Lo que no acabo de entender es eso de que una vida vale menos que varias, o que muchas valen mas que una.Eso depende del punto de vista.¿Y si la vida que se sacrifica en aras de la salvación de otras es justamente la que provocaría un avance exponencial en la humanidad?Hace poco pensaba en eso a raíz de las guerras...quién sabe de qué nos estamos privando con las muertes...tal vez de inventos,genios matemáticos,músicos,artesanos,pintores...
Bueno,te he dado la lata,jaja,para no perder la costumbre.Y no creas, tengo más cosas que escribir sobre este post, pero te las diré otro día.Un beso:)

13/8/06 00:25  
Blogger Esscarolo said...

Bueno, sí, depende del punto de vista, este es el mío, claro :)

Pero respecto a tu objeción, es que no tenemos manera de saber quién podría llegar a ser un gran benefactor de la humanidad o un gran criminal, así que en principio todas las vidas valen lo mismo.

Y por otro lado, si va a morir un gran benefactor de la humanidad ¡qué venga Terminator y lo salve! :)

Nada de lata, agradezco y espero tus comentarios.

Besos :)

14/8/06 16:47  
Blogger DaliaNegra said...

Bueno,yo creo que es porque no tenemos manera de saberlo que no podemos conjeturar nada, ni si muchas vidas valen más que una o al contrario.
No sigo con el tema ya que estoy descubriendo lo que es navegar con firefox,he logrado mantener mi antivirus y cortafuegos activado mientras navego con él asi que el problema es con el explorer.Otro punto menos de princesa para Bill Gates.;))un beso y hasta pronto.

14/8/06 17:13  
Blogger Esscarolo said...

Ya. Un intento más si me permites, por el lado práctico.
Hay un botón, si le das muere una persona, si no le das mueren mil. ¿Qué haces? (Se me ocurre alguna excepción, por ejemplo que las mil personas estén agonizando, pero bueno…)
O bien, hay un terremoto, ¿qué es mejor, que mueran cien personas o que mueran cien mil?
Otra, ¿condenarías a la misma pena a una persona responsable de una muerte que a otra responsable de mil muertes?

Esta manera tuya de valorar a las personas según lo que hagan por la humanidad me parece interesante, buen criterio, creo.

Me alegro de que avances con el ordenata, ya contarás qué tal el firefox. Por cierto, ¿se ve bien mi blog?

Besos :)

14/8/06 18:17  
Blogger DaliaNegra said...

No creo que exista esa disyuntiva, y además me suena:hagamos una guerra porque si mueren unos pocos eso evitará que mueran mas.O¿a quien quieres más, a tu padre o a tu madre? Si tuvieras que elegir, a quien salvarías?
Si tuviera que elegir entre la multitud y alguien muy querido, seguramente ganaría el uno.
En la segunda, el desastre natural no es algo intencional,asi que elijo que mueran los menos posibles, claro.Si es posible, ninguno.
La tercera, tal vez si.O tal vez no...depende.
Tu blog lo veo todo desplazado hacia la izquierda, pero lo veo:)Me voy a leer.:)*

14/8/06 19:19  
Blogger Esscarolo said...

Bueno, ok, intento fallido ;)

Besos :)

15/8/06 00:33  
Blogger TOROSALVAJE said...

He disfrutado leyéndo tu post, he aprendido, y me encanta leeros a Dalianegra y a ti.

Gracias por tu post, y a Dalia también.

Saludos.

20/8/06 19:07  
Blogger Esscarolo said...

Me alegro mucho, Toro, gracias a ti.

21/8/06 01:46  

Publicar un comentario

<< Home

HispaLab
HispaLab